13 ene. 2013

La Biblioteca Nuevo Ser y Nicaragua

Para consultas, llamar al 4754-2814 o escribir a biblosnuevoser@hotmail.com

Hola. Les contamos que durante el mes de enero, la Biblioteca está de vacaciones. Pero mientras volvemos, les vamos a ir dejando algunos textos que buscamos de escritores cuyos países figuran como visitantes en nuestro localizador geográfico de visitas.
El orden es totalmente azaroso...por ejemplo, aquí les dejamos un texto de una poetisa nicaragüense, cuya biografía ponemos en primer lugar. Tomado de:
http://escritores-nicaragenses.blogspot.com.ar/2007/06/rosario-murillo-1951.html






I









magen: http://www.laoferta.com/sites/default/images/news_photos/Sept02_091010/06nicaragua.jpg


Rosa  (Rosario) Murillo























Imagen: http://escritores-nicaragenses.blogspot.com.ar/2007/06/rosario-murillo-1951.html


Nació en Managua, fue promotora del Grupo Gradas en los años de la lucha contra la dictadura de Somoza. En sus libros de poesía, la rebeldía del amor se junta a la rebeldía en el combate. Pertenece a la generación de los setentas, se desempeño como periodista de La Prensa de 1971 a 1973, merecedora del premio a la poesía joven, Leonel Rugama, y otros.

Es digna representante de la mujer nicaragüense, con ideales propios y un carácter firme, expresados con libertad y mucha creatividad. Llegó a asumir el cargo de Primera Dama con el triunfo de la Revolución Popular Sandinista, de 1988 a 1990 y dirigió el Instituto de Cultura, en esa etapa de gobierno. Actualmente es Primera Dama de la República y Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía

OBRA:
Gualtayán, 1975
Sube a nacer conmigo, 1977
Un deber de cantar, 1981
Amar es combatir (antología), 1982
En espléndidas ciudades, 1985

POEMA:

Hombre, de qué nos sirven las noches
Hombre, de qué nos sirven las noches
si hemos abandonado el amor
solo a su propia suerte
mudo y arrinconado como una anciana guitarra
que dejó de cantar.
Para qué sirve la brisa, este amarillo que encendimos
los barquitos de papel sobre el estanque del parque
los chingorros brillantes que dejamos
sobre la misma pared donde claváramos, ilusionados, los sueños.
De qué nos sirve este montón de esperanza entre las manos
a qué jugar con gotas de rocío que nos empapen el cuerpo
con tardes que nos enciendan el pelo
a qué, si hemos perdido la tierra
y la batalla.

(Recopilado de suplementos culturales La Prensa Literaria y Nuevo Amanecer Cultural)

No hay comentarios: