25 abr. 2010

Los personajes de Nuevo Ser: Víctor y Beatriz

Para consultas, llamar al 4754-2814 o escribir a biblosnuevoser@hotmail.com

REPORTAJE A VÍCTOR Y BEATRIZ

En los próximos días, el reportaje...por ahora, les compartimos una foto.  La primera, Víctor y Beatriz. La segunda, ellos con Joaquín.

-Víctor y Beatriz, ¿noa cuentan algo de  su biografía?
-Yo nací en Adolfo González Chávez, cerca de Bahía Blanca.. Recién a los 13 años me escolaricé: hasta ese momento, tocaba el bandoneón en los trenes, y nadie pensaba que un chico ciego podía hacer algo más que ese tipo de cosas; pero mis padres se enteraron por un farmacéutico del pueblo, de que en Buenos Aires había una escuela para ciegos, así que fui al internado y escuela para ciegos en Villa Zagala, el  Manuel Belgrano, dependiente del Patronato Nacional de ciegos. Los ciegos llegábamos sin tener nada y nos brindaban todo. Los fines de semana le pagaban el pasaje a mi mamá para que me visitara, o a mí para ir al pueblo. Viví ahí y tuve muy buenos maestros. Recuerdo especialmente al de teoría y solfeo y al de piano, los dos ciegosYo te digo que como ciego de nacimiento, todo se lo debo al sistema Braille. Una de las experiencias más importantes para mí en la escuela fue darme cuenta de que algunas palabras las pronunciaba mal, por repetirlas como las escuchaba en mi casa, por ejemplo, yo decía “redetirse” en vez de derretirse, “agüelo” en vez de abuelo y así. Por eso digo que el Braille me dio la luz interior.

Salí de la escuela con un nombramiento, en el ’56, y gracias a ese tipo de emprendimientos, se evitó que hubiera ciegos mendigando en la calle. .  Toqué en la Banda Sinfónica de ciegos, que pertenece a la Nación y fui afinador de pianos.
Después aprendí a leer las partituras de música y tocaba el corno. También aprendí a andar en la calle, en una época en que no se usaba bastón.
Para un ciego, era mejor esa época, a uno lo preparaban para trabajar. Uno podía ser colchonero, encuadernador, carpintero, tejedor de máquina. Además, había dos cuerpos musicales donde sólo participaban ciegos, la Banda Sinfónica y el Coro Polifónico. Yo pude sacar adelante una familia: tengo tres hijos que estudiaron y están casados.

Beatriz::-Yo perdí la vista hace nueve años, ya estaba viuda. A mí, en cambio,  el Braille me costó. Igual traté de seguir aprendiendo  y ver lo que podía hacer. Para mí es importante preguntarme siempre ¿qué es lo que tengo, qué puedo hacer? Así, me fui incorporando de a poco a la escuela 504 de San Martín y fui tomando conciencia de lo que podía hacer. Por ejemplo, todo lo de la casa, se puede hacer perfectamente.
Un momento importante fue cuando una asistente social nos llevó de excursión al museo Sívorí, para participar del proyecto “Otra manera de ver”: se hacían excursiones para que los ciegos pudieran tocar las esculturas.
También fue importante para mí descubrir que podía seguir trabajando la pintura. Así, me di cuenta de que podía trabajar los contornos poniendo hilos sobre la tela. Me gustan los paisajes campestres. Los colores me los prepara la profesora. Trabajo mucho también con figuras en movimiento, con el croquis del cuerpo humano. Gané un premio en un concurso organizado por el Banco de la Ciudad.

-Y ¿cómo conocieron la biblioteca?

Beatriz:-En cuanto a cómo llegamos, prácticamente la vimos nacer. En la escuela 504 de San Martín, cuando yo entré, Víctor se iba, y ahí él conoció a Lourdes. Estaba Dionisio Villafañe y ahí conocí  yo también a Lourdes. Primero, la biblioteca funcionó en un galpón de Villa Maipú, una suerte de centro cultural. Luego, nos trasladamos a Villa Bosch, a una casa que nos prestaron, que había sido un centro de rehabilitación. Luego, la casa se vendió y Lourdes habló con un cura de la Catedral de San Martín, que iba a la Sociedad de Fomento y a través de esas conexiones, hablamos con quien era gerente de la Mutual Universitaria, que nos presta el local donde estamos ahora. Así que ahora venimos acá. Víctor se está llevando para continuar otro tomo en Braille de Las viudas de los jueves y yo me llevo una novela, y también le llevo libros a mi nuera.


2 comentarios:

Mario dijo...

Victor y Beatriz son dos grandes personas!!
Los admiro y los quiero Mucho!

Mario

Anónimo dijo...

Hola, Mario, lindo verte por acá. Gracias por tus comentarios, un abrazo. Marina.